Guerra Civil Española en la provincia de Almería

De Almeriapedia
Saltar a: navegación, buscar

En Almería el intento de sublevación se produjo en la madrugada del martes 21 de julio pero los militares rebeldes fueron derrotados gracias a que las fuerzas de seguridad, carabineros y Guardia Civil, se mantuvieron fieles al gobierno, las organizaciones obreras recibieron armas del gobernador civil, y sobre todo gracias a la intervención de un grupo de fuerzas militares llegadas desde el aeródromo de Armilla en Granada y a la llegada al puerto del destructor Lepanto cuya marinería se había puesto del lado de la República. Así las fuerzas sublevadas comandadas por el teniente coronel Huerta Topete acabaron rindiéndose, y tanto la ciudad de Almería como su provincia permanecieron leales.Plantilla:Sfn

Contenido

Antecedentes

Antes del golpe

Se tiene constancia de que un grupo de oficiales del Batallón de Ametralladoras, destinado en la ciudad de Almería, era consciente con antelación de la conspiración y además, simpatizaba con ella.[1]

El diputado socialista Gabriel Pradal solicita personalmente a José Giral, y en previsión a los problemas generados por una posible rebelión, la presencia de un buque de guerra, cuyos tripulantes participarían posteriormente en la rendición de los sublevados.[2] La principal estación radiotelegráfica de la ciudad estaba ubicada en su alcazaba, todavía propiedad del Ministerio de la Guerra, y establecía comunicación con las ciudades de Granada y Melilla. Debido a esto, todos los mensajes entre unos y otros cuarteles estaban controladas y eran conocidas por el Gobierno.Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; las referencias sin nombre deben tener contenido

17 de julio de 1936

El destructor Plantilla:Barco sale de Almería con rumbo a Melilla, acompañando al Plantilla:Barco, que va desde Cartagena, y al destructor Plantilla:Barco, enviado desde Cádiz hacia Ceuta, dónde ya está el cañonero Dato.

19 de julio de 1936, la provincia se prepara

Este desfase facilitó el hecho de que los sectores más afines al gobierno republicano pudieran preparar un plan para la defensa de la ciudad. Se empezaron a repartir armas entre la población civil y grupos milicianos, mientras que Juan Huerta Topete, a la sazón gobernador militar de la provincia de Almería, era presionado por parte de sus tropas para unirse al golpe. También recibió un telegrama directamente de Francisco Franco, en el que se le instaba a ponerse a sus órdenes de inmediato y sin condiciones. Su respuesta tuvo un tono diplomático y poco comprometedor, si bien ligeramente inclinado hacia la permanencia del poder establecido.[1] Además, después tuvo una conversación con Juan Ruiz-Peinado Vallejo, gobernador civil, en el que le aseguró que se esperaba un cierto apoyo gubernamental venido desde Granada, mientras que por la parte castrense se garantizó que las tropas se mantendrían del lado de la República.

En la comarca del río Nacimiento, los cuarteles de Abla y Fiñana se ponen en contacto entre ellos, ambos dirigidos por personas favorables a la sublevación. Sin embargo, por el momento se mantendrían a la espera de órdenes. Ángel Gutiérrez Funes, alcalde de Fiñana, recibió una llamada telefónica de Ruiz-Peinado, solicitándole ayuda para defender la capital. Reunió un grupo de 33 hombres y dejó a su teniente de alcalde, Antonio Rivera García, conocido como Machaquito al mando. Posteriormente intentó llevarse todas las armas del cuartel del pueblo, a lo que el comandante del puesto, Francisco Castillo Guijarro se negó, solicitando un orden escrita.[3]

En el pueblo de Enix se tiene constancia de que la población impidió que los sacerdotes del lugar recibiesen daño a pesar de ser apresados, pero no consiguieron proteger a Ramiro Argüelles Hevia, sacerdote procedente de Mieres y que ejercía su profesión en la catedral de Almería, que se encontraba en el lugar pasando unos días con un amigo, por no ser conocido en la zona.[4]

20 de julio de 1936, tiempo muerto

Plantilla:AP Al conocerse que el alzamiento había triunfado en la vecina ciudad de Granada, las comunicaciones fueron cortadas por telégrafos con esta ciudad sobre las 10 horas de la noche. Mientras tanto, en distintas localidades, como en la hoy desaparecida Benínar,[5] se procedió a requisar las armas de fuego a todos los vecinos reconocidos de derechas, a la par que se saqueaban y profanaban iglesias.

Instalaciones militares de la provincia

La principal instalación militar con que contaba la provincia al estallido de la Guerra Civil era la Base Álvarez de Sotomayor, sito en la localidad de Viator, a las afueras de la capital. En la cercana localidad de Tabernas se ubicaba un aeródromo, fundado en 1932 e inaugurado por Ramón Franco.[6] Esta pista se encontraba defendida por chatos.[7] La provincia de Almería se encontraba, junto a las de Murcia y Albacete, en la 2.ª Región Aérea de las Fuerzas Aéreas Republicanas. Se tiene constancia además de otros cuatro aeródromos en la provincia, uno en El Alquián, dos en Níjar y uno más en Roquetas de Mar, este último posiblemente dedicado en exclusiva a hidroaviones.[8] Estos campos aéreos estuvieron servidos además por aparatos Breguet 19, Vickers Vildebeest, Nieuport-Delage NiD 52 y Potez 54.[9]

Instalaciones represivas de la provincia

21 de julio de 1936, llegan los primeros ataques

La Guerra Civil Española llegó finalmente a la capital almeriense con tres días de retraso con respecto al pronunciamiento inicial, cuando la madrugada del martes día 21 de julio de 1936 un grupo cifrado en unas 30 personas, que agrupaban a carabineros, guardias civiles y militantes falangistas salieron del Cuartel de la Misericordia[10]. Este conjunto de militares, guiados por Huerta Topete y en oposición con los lealistas de la Guardia de Asalto, la Guardia Urbana y el teniente general del cuerpo de Carabineros Isaac Llopis, decretaron el estado de guerra y se divieron en dos compañías, una capitaneada por Fuster Rosiñol y la segunda por Navarro Chacón. A las cinco de la madrugada, una pequeña sección del cuerpo de infantería se dirigió a tomar el control de la Alcazaba de Almería, mientras que las dos compañías anteriormente citadas se dirigieron, una por el Parque Nicolás Salmerón y otra por la calle de la Almedina y con destino en la Puerta de Purchena. A las 7 de la mañana se envió un telegrama a Francisco Franco y a Queipo de Llano informándoles del levantamiento. Poco después llegaría un convoy de 6 camiones cargados con armas y 70 soldados procedente de la Base Aérea de Armilla, la única unidad militar granadina que no se sublevó, y tras una llamada del alcalde de Adra, consultando a Gabriel Pradal si debía dejarles pasar para continuar su camino hacia Cartagena.[11] El propio Pradal tuvo que recurrir a varias consultas telefónicas para tomar una decisión, haciendo contacto con el Gobernador de la por entonces todavía provincia de Murcia y con la base aérea de Los Alcázares, aprovechando la ocasión para solicitar algún avión para apoyar desde el aire.Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; las referencias sin nombre deben tener contenido La compañía que se dirigió por el interior citadino se detuvo a leer su bando de guerra junto a la calle de la Reina, anunciando duras penas a quienes se les opusieran, y posteriormente a someter la Casa del Pueblo en la calle Arráez y el cuartel de los Carabineros. Sin embargo, no tuvieron éxito al intentar someter al cuartel de la Guardia de Asalto ni al ayuntamiento, encontrando en este último lugar una fuerte resistencia de la guardia municipal.Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; las referencias sin nombre deben tener contenido La segunda compañía, que avanzaba por el Parque Nicolás Salmerón, junto al puerto de Almería, tomó por la fuerza la sede de Radio Almería, e intentó hacer lo mismo en el edificio de Correos y Telégrafos sin correr la misma suerte, para luego avanzar por un Paseo de la República muy defendido por ametralladoras y mineros provenientes de Serón armados con explosivos hasta la Puerta de Purchena, donde se encontrarían con el otro escuadrón para dirigirse al edificio del Gobierno Civil, en la calle Javier Sanz.[12] La prensa escrita dejaría de publicarse hasta el siguiente día 26 de julioError en la cita: Etiqueta <ref> no válida; las referencias sin nombre deben tener contenido. Sobre el mediodía arribó a puerto el esperado Lepanto (L), que anunció por megafonía que la ciudad sería bombardeada si no se deponían las armas. Tras recibir una comunicación del general Franco, en la que se le amenazaba de ser acusado de cobardía en caso de establecer contacto con el Lepanto,[13] Huerta Topete ordenó izar la bandera blanca en las torres de la alcazaba.

La jornada en Almería se saldó con un total de seis muertos y doce heridos. Se contabilizaron 43 detenidos por la sublevación, que fueron transportados a Cartagena en el navío Lepanto (L), y posteriormente fusilados y arrojados al mar en el España nº3. También fueron hechos prisioneros una centena de personas en el Ingenio de Almería. También fueron incendiadas las iglesias de San Juan y San Roque. Hacia media tarde, cualquier intento de rebelión ya había sido sofocado en la capital, mientras que pequeñas insurrecciones en los pueblos de Alhama de Almería, Sorbas, Cuevas de Almanzora y Berja fueron controladas pocas horas después.

Mientras tanto, el destacamento de la Guardia Civil en la localidad de Cuevas de Almanzora se negó a actuar para intentar contener la sublevación. El personal de los cuarteles de Los Gallardos y de Garrucha se reunieron en Vera, para posteriormente ir añadiendo a sus fuerzas a los agentes de Cuevas de Almanzora, Pulpí y pedanías cercanas. Adelantando un posible ataque represivo de las milicias republicanas, procedieron a su desarme en este y el siguiente día, en las demarcaciones de Vera, Águilas y Turre. Tan sólo la amenaza del teniente José Hellín de ser bombardeados desde el aire consiguió hacer que los rebeldes se rindieran. Las detenciones y la represión fueron inmediatas, incluyendo el desmantelamiento de instituciones religiosas. En Fiñana, el alcalde en funciones anteriormente citado, Machaquito, intentó de nuevo hacer que el cuartel de la Guardia Civil entregara las armas, aunque en esta ocasión recibió una grosera respuesta.[3] En el pueblo de Cantoria, las milicias del Frente Popular empezaron a encarcelar a sospechosos de apoyar a la derecha en el hoy desaparecido Convento de la Divina Infantita. Se incendiaron varias imágenes eclesiásticas, dos de ellas atribuidas a Salzillo, y se utilizó todo el metal encontrado para la fabricación de metralla.[14]

Una guerra desde la retaguardia

Una vez terminadas las hostilidades de los primeros días de rebelión, en las que todos los insurrectos fueron reducidos tras pocas horas, la ciudad y prácticamente toda la provincia de Almería pasarían la virtual totalidad de la Guerra Civil Española en la retaguardia, sin enfrentamientos directos durante la totalidad del conflicto bélico. De hecho, sería la provincia de Almería la única en todo el país en permanecer durante los 33 meses de la contienda en manos republicanas.[15] Si bien es cierto que se produjeron más de medio centenar de bombardeos durante la guerra, nunca hubo un intercambio de poder entre ambos bandos, ni hubo ataques desde tierra. La población estuvo gran parte del tiempo más preocupada por la escasez de recursos de primera necesidad y de dinero para adquirirlos que por la guerra.

Los rebeldes que se libraron de ser detenidos y posteriormente fusilados por el alzamiento rápidamente organizaron lo que se llamaría como Quinta Columna.

Antes de mediados del mes de agosto, ya se habían producido en la provincia varios asesinatos represivos, siempre aislados, en los municipios de Chercos, Gérgal, Serón, Abrucena, Garrucha, Laujar de Andarax y Berja.[16]

Durante el desarrollo de todo el conflicto, los ataques a edificios eclesiásticos fueron continuos. Se tiene constancia de que los templos de San Roque, San Sebastián, Santiago, San Pedro, San José y San Antonio fueron incendiados con todos sus contenidos.[17] A los pocos días del comienzo de la contienda, la Catedral de Almería fue saqueada de diversas obras artísticas y de parte de su fondo documental.[18]

El 23 de julio, la Royal Navy británica envió a su destructor HMS Basilisk (H11) con el encargo de rescatar a todos los ciudadanos británicos residentes en la ciudad. Varias de las personas rescatadas trataton de hacer que el obispo Diego Ventaja Milán huyera con ellos, además de alguno de los tripulantes de la nave, quienes incluso le proporcionaron un uniforme, pero se negó y pasaría a ser fusilado pocos días después.[19]

15 de agosto de 1936, el primer asesinato en masa

Archivo:Garrofa 07.jpg
Imagen del monumento en recuerdo a los fusilados.

Cuando terminaron los enfrentamientos del levantamiento, el poder de la ciudad quedó en manos de diferentes organizaciones de obreros, quienes lo ejercieron a través del Comité Central Antifascista, cuya sede se ubicó en el Casino Cultural. El volumen de personas detenidas por ser presuntamente desafectos a la República fue tan grande que la Cárcel de Gachas Colorás quedó saturada, siendo necesario establecer el Convento de las Adoratrices, los buques mercantes Astoy Mendi y Capitán Segarra, el colegio La Salle y el Ingenio como prisiones improvisadas, en este orden. Los objetivos eran principalmente miembros de la CEDA, Partido Agrario Español, FE-JONS y el Partido Carlista.[20]

La madrugada del 15 de agosto de 1936, el Frente Popular realizó una saca de entre 27 y 28[21][20] presos, según diferentes fuentes, de los barcos Astoy Mendi y Capitán Segarra, y dirigidos a la cercana cala de La Garrofa. Una vez allí, los presos, todos políticos y que formaban parte de una lista previamente confeccionada y que contaban entre 20 y 62 años de edad, fueron lastrados y posteriormente atados en parejas a un pequeño barco pesquero que los llevaría mar adentro a perder la vida por ahogamiento, después de ser fusilados pero sin tiro de gracia. Se trataba de los dirigentes locales de Falange, Acción Popular y de los tradicionalistas.[22] Posteriormente, parte de los cadáveres llegó flotando a las playas del barrio de El Zapillo,[23] citando algunas fuentes que tardaron hasta dos meses en aparecer.[24] La orden del comité fue de enterrarlos en la misma playa,[14] en una finca conocida como Cortijo de las Palomas. Se erigió un monumento, hoy en malas condiciones, hacia 1954, recordando los hechos.[25]

20 de agosto de 1936, fusilamientos en Berja

El día 20 de agosto de 1936 se produce el fusilamiento en el cementerio de la localidad de Berja de los párrocos de localidades aledañas. Fueron aquí asesinados los curas de Alcolea, Darrícal, Benínar y Sorvilán en el día señalado y venideros.[26]

29 de agosto de 1936, continúan las sacas

La segunda saca de la que se tiene constancia acaeció la madrugada del 29 al 30 de agosto de 1936, sobre las 3 horas de la madrugada. En esta ocasión, la mayor parte de quienes fueron escogidos eran religiosos que estaban prisioneros en las bodegas del Astoy Mendi. Inicialmente, la saca incluía a unas 50 personas, pero por ciertos retrasos sólo se pudieron sacar a, según la fuente, 17 o 18[27]. Destacan entre los 17 presos Diego Ventaja Milán y Manuel Medina Olmos, obispos de Almería y Guadix, respectivamente, además de Juan Colomina Pérez, un torero de la época. Los prisioneros fueron maniatados por la espalda con alambres por el palero del buque, conocido como Valentín el Bilbaíno, y luego conducidos en una camioneta por Joaquín Solvas[28] hasta el kilómetro 93 de la carretera que unía Almería con Motril y Málaga, lugar conocido como Barranco del Chisme, en el municipio de Vícar, y hoy cercano a la Venta del Cosario. Allí mismo dispusieron a los presos en fila al borde de la rambla, siendo fusilados por un batallón al mando del miembro de CNT Juan del Águila Aguilera[29] poco después de que Diego Ventaja diera un pequeño discurso en el que perdonada a los verdugos y solicitaba ser el último en morir.[30] Se dice que Juan Colomina logró sobrevivir escondiéndose entre unos matorrales, aunque sería poco después identificado por una lugareña que denunció su presencia, por lo que fue detenido de nuevo y fusilado individualmente el día siguiente en el barranco del Caballar, en la misma capital.[31]

Los cadáveres de los asesinados fueron más tarde rociados con gasolina, que pidieron los milicianos a Antonio del Castillo, un conductor de autocar que pasaba por la zona con destino a Berja, e incinerados, impidiendo de esta manera la posterior identificación de los cuerpos.[32] Los restos permanecieron insepultos hasta que unos días más tarde unos lugareños enterraron los restos. Una vez terminada la contienda, la fosa fue abierta y todos los huesos fueron depositados en la capilla de San Ildefonso de la Catedral de Almería, dejando en el lugar una cruz con una lápida como recuerdo de lo allí acaecido, constando su destrucción con anterioridad al 30 de agosto de 1959.

30 de agosto de 1936, fusilamiento en La Lagarta

Rafael Álvarez, miembro del Comité Central, que contaba con 25 años de edad por el momento, encontró una solución al hecho de que los anteriores asesinatos masivos ocurrieron demasiado cerca de la ciudad, impidiendo la discreción del crimen. El joven conocía la existencia de una serie de pozos secos y de gran profundidad cercanos a la población de Tabernas, suficientemente alejados de núcleos de población como para no despertar curiosidades. Estos pozos fueron excavados con la intención de extraer agua para la agricultura cercana, pero a pesar de su gran profundidad, estimada de unos 90 metros, no encontraron líquido alguno, por lo que fueron tapiados y abandonados. Muy cerca de los pozos existe una pequeña cueva en la que se refugiaban los milicianos los días posteriores a las ejecuciones para evitar que se extrajeran los cadáveres.

La madrugada del 30 de agosto de 1936 fueron sacados 26 hombres del Astoy Mendi, principalmente eclesiásticos y docentes, a los cuales se les inmovilizaron los brazos mediante alambres. Los presos eran conducidos en camión hasta el lugar, cercano a la carretera hoy identificada como A-1100, tras lo que se les obligaba a permanecer de pie junto al borde del pozo. En ese momento, se les descerrajaba un tiro por el que caían dentro. El primero de los fusilados en este lugar fue el hijo del propietario de las tierras en las que se encuentra el pozo, Ricardo Fábregas.[33]

Las ejecuciones continuarían varios días. El día 31 de agosto llegaron los presos que finalmente no fueron sacados del Astoy Mendi dos días atrás.[34] Se tienen registros de que es estuvo fusilando en el lugar hasta el 2 de septiembre del mismo año.[35] Cuando se consideró que no cabían más cuerpos, el pozo fue cubierto por rocas y cal viva por orden del Inspector de Sanidad debido al fuerte hedor que desprendía, algo que dificultaría la identificación de los cadáveres.

Una vez acabada la guerra, las labores de la Causa General, fechadas en febrero de 1941, por la existencia de una fotografía de estos trabajos[34], cifraron en 44 los cadáveres extraídos del pozo.[36] Existen asimismo otras fuentes que afirman que el número de víctimas en este lugar no es inferior a 116.[37]

13 de septiembre de 1936, Tahal se tiñe de rojo

Se produce una nueva saca en las prisiones de la capital, y los presos son trasladados en autocar hasta la localidad de Tahal, donde son fusilados uno por uno tras situarse en la boca del pozo del cortijo de Cantavieja. El pozo fue posteriormente taponado por piedras y cal viva.[38] Las ejecuciones se prolongaron al menos hasta el día 16 de septiembre. El sacerdote Ramiro Argüelles, al que se le hace mención anteriormente, fue fusilado en este lugar.[4]

Un total de 86 de los cadáverez exhumados en este pozo de Cantavieja y en el de La Lagarta, en el epígrafe anterior, fueron trasladados a la cripta común del Valle de los Caídos.[39]

22 de septiembre de 1936, los fusilamientos se trasladan al cementerio de Almería

A fecha de 22 de septiembre de 1936, se empiezan a producir fusilamientos en las tapias del cementerio de Almería. En este lugar y fecha perdió la vida Juan García Cervantes, párroco de Garrucha. Al día siguiente, los párrocos de la iglesia de Santa María en Albox, la iglesia de San Pedro de Almería, y dos miembros de la catedral de Almería fueron martirizados al día siguiente.[26]

3 de octubre de 1936, la sangre llega al Norte de la provincia

4 de octubre de 1936, nuevo fusilamiento en Garrucha

Noviembre de 1936, Gabriel Morón como Gobernador Civil

7 de noviembre de 1936, Almería bombardeada desde aire y mar

La mañana del 7 de noviembre de 1936, aproximadamente a las 12 horas del mediodía, un hidroavión del bando nacional arrojó algunas bombas de poca intensidad sobre varias instalaciones de servicios básicos de la ciudad de Almería. La fábrica de la luz, la fábrica de gas, o los depósitos de combustible de CAMPSA sufrieron daños.

A las 9:30 de la mañana siguiente el crucero Canarias volvió a atacar los depósitos de combustible,[40] en un ataque en el que se aproximó a unos 400 metros del muelle de Poniente, donde se encontraba atracado un buque alemán del comité de no intervención, y sin mostrar pabellón alguno disparó diez bombas.[41] Tras estos ataques, se empezó a esconder los carburantes en la posteriormente conocida como cueva de la Campsa. También se decidió apagar durante la noche las luces de los faros costeros, para impedir la fácil navegación de posibles barcos enemigos.[42]

8 de diciembre de 1936, fusilamiento en El Ingenio

Fueron fusilados dos sacerdotes de la catedral de Almería el día 8 de diciembre de 1936 mientras estaban presos en el Ingenio de Almería.[26]

6 de enero de 1937, atacada la estación de ferrocarril

Aproximadamente a las 2 de la madrugada del día de Reyes, se arrojaron un total de tres bombas cerca de la Estación de Almería,[40] saldándose el ataque con siete fallecidos[43]

22 de enero de 1937, Almería prepara su defensa civil

Plantilla:AP

28 de enero de 1937, bombardeo sobre Roquetas de Mar

El día 28 de enero de 1937, un hidroavión nacional bombardeó en dos series la población de Roquetas de Mar, donde se improvisó un aeródromo con pista de tierra, buscando después refugio en las bodegas del buque alemán Admiral Graf Spee.[44] Dos cazas estacionados en el lugar fueron destruidos.

8 de febrero de 1937, Almería acoge a refugiados malagueños

Plantilla:AP

En este contexto, el acorazdo republicano Jaime I, que se encontraba estacionado en el puerto de Málaga, participando en su defensa como batería flotante, volvió a Almería el día 10 de febrero.[45]

Desde el aeródromo de Tabernas, el día 11 de febrero, la Escuadrilla España de André Malraux parte con 3 Polikarpov I-15 y 2 bombarderos Potez 54 para defender a la población republicana en la desbandá, quedándose dos chatos en tierra. Sin embargo, estas aeronaves fueron atacadas por varios Fiat CR-32 cerca de Castell de Ferro, siendo los bombarderos derribados.[46]

12 de febrero de 1937, atacado el centro de la capital

La tarde del 12 de febrero de 1937, sobre las 19 horas, cinco aviones trimotores Savoia Marchetti SM.79[47] lanzaron aproximadamente 40 bombas de gran potencia sobre el centro del casco urbano, causando graves daños en el Teatro Cervantes.[40] Un diario local publicó que los fallecidos eran 8, la mayoría mujeres; sin embargo, un informe del Gobierno Civil cifraba en una cincuentena los muertos y un centenar de heridos. Hay que destacar que esto ocurre en el momento álgido de la llegada de refugiados desde Málaga. Las sirenas de alerta sólo consiguieron avisar con medio minuto de antelación a la primera explosión.[48] Las tropas nacionalistas avanzan por la costa hacia la provincia, pero detienen su progreso en la localidad de Albuñol ya que encontraron la resistencia de los soldados del coronel Mariano Salafranca, que había sido enviado por Largo Caballero desde Guadix, pasando por la Almería para buscar el refuerzo de la XIII Brigada Internacional, para saber qué estaba ocurriendo en la zona. Cuando la situación se dio por controlada el 15 de febrero, el coronel Jose Villalba Rubio tomó el mando del sector, puesto del que fue relevado cuatro días más tarde,[49] aunque con un territorio muy mermado.

Este bombardeo fue la causa de que el recientemente creado Hospital de Sangre, orientado a heridos de guerra y fundado el noviembre anterior, fuera desmantelado y desplazado hasta Vera, donde estaría más alejado de zonas peligrosas.[50]

Debido a la proximidad con el frente, se decidió la construcción de un sistema de refugios en la ciudad portuaria de Adra, en el límite de Poniente de la provincia.[51] En este mismo contexto, el Ejército Popular radicado en la provincia de Murcia acometió la construcción de una serie de defensas para frenar un posible avance por tierra hacia el puerto de Cartagena. La primera línea de defensa serían las trincheras construidas en la localidad de Huércal Overa, construidas de urgencia, aunque nunca llegaron a ser utilizadas.[52]

12 de marzo de 1937, ataque a un buque mercante

El 12 de marzo de 1937 fue atacado el barco mercante Monte Toro, atracado en el puerto de Almería, saldándose con dos muertos.

3 de abril de 1937, se funda la 23.ª División

Se crea el 3 de abril de 1937, a partir de las fuerzas militares y milicianas que cubrían el sector de Granada, la 23.ª división del Ejército Popular de la República.Plantilla:Sfn Cubría un frente que iba desde Sierra Nevada hasta la costa del mar Mediterráneo. La división, compuesta por las brigadas mixtas 54.ª, 55.ª y 85.ª, quedó bajo el mando del teniente coronel Carlos Jiménez Canito.Plantilla:Sfn Inicialmente la 23.ª División tuvo su puesto de mando en Berja, si bien desde diciembre de 1937 lo tuvo en Ugijar.Plantilla:Sfn Meses después de su creación, la unidad pasó a quedar integrada en el XXIII Cuerpo de Ejército.Plantilla:Sfn No llegó a intervenir en operaciones militares de relevancia.

17 de abril de 1937, la estación de ferrocarril es atacada

Un grupo de 26 aviones trimotores Savoia atacaron la capital, siendo la estación de ferrocarril su princiapl objetivo. Alguno de ellos fue alcanzado por las armas antiaéreas, perdiéndose uno de ellos en su retirada en la zona de Carboneras, donde aún quedan restos bajo el agua.[53]

13 de mayo de 1937, el destructor británico HMS Hunter golpea una mina

El incidente del Hunter tuvo lugar el 13 de mayo de 1937 a unas cuantas millas al sur de Almería, cuando el destructor chocó con una mina fondeada por el bando nacional y ocho miembros de la dotación murieron y veinticuatro resultaron heridos, siendo socorridos por el acorazado republicano Jaime I y luego trasladados a Gibraltar por barcos británicos, junto con el barco dañado que fue remolcado. El Almirantazgo presentó una enérgica protesta ante el general Franco y pidió una indemnización, pero los "nacionales" negaron su responsabilidad y dijeron que la mina era republicana. Sin embargo, abandonaron inmediatamente la campaña de minado, por lo que el Hunter fue el único buque de guerra averiado por una mina fuera del límite de las tres millas.Plantilla:Sfn

21 de mayo de 1937, ataque al buque Jaime I

Plantilla:Panorama El 15 de abril de 1937 encalló en Punta Sabinal el acorazado Jaime I, pero logró zafarse y se refugió en el muelle de Levante del puerto de Almería, donde el 21 de mayo sufrió el impacto de tres bombas que le causaron grandes daños.[54] El bombardeo del 21 de mayo fue realizado por cinco Savoia S-79 italianos pilotados por italianos y españoles que habían despegado del aeródromo de Tablada en Sevilla. Los aviones realizaron dos pasadas lanzando doce bombas de 250 kg, una de las cuales al menos le alcanzó de pleno. En la noche del 24 al 25 de mayo fue atacado de nuevo, esta vez por hidroaviones AS/88 con base en Cádiz. A pesar de sus averías, el buque pudo llegar por sus propios medios a la base naval de Cartagena,[55] dejando la capital almeriense la madrugada del 27 de mayo.[56] Hubo un total de 6 fatalidades y 25 heridos.

25 de mayo de 1937, bombardeo a Berja

La madrugada del 24 al 25 de mayo de 1937, sobre las 2:30 horas, varios aviones procedentes de Armilla arrojaron un total de ocho artefactos explosivos de pequeña intensidad sobre el centro de Berja, dañando varios edificios y matando a una anciana.

31 de mayo de 1937, Almería es asediada por bombas nazis

Plantilla:AP

La madrugada del 19 al 20 de abril de 1937 entró en funcionamiento el plan de control naval establecido por el Comité de No Intervención, cayendo la provincia de Almería desde su extremo de Poniente hasta el Cabo de Gata bajo control francés, mientras que desde este punto hacia Levante el control sería alemán.

La noche del 30 al 31 de mayo, el acorazado de bolsillo Admiral Scheer apareció junto a cuatro destructores alemanes: el Albatros, Leopard, Seeadler y Lluchs.[57] A las 7:29 de la mañana abrieron fuego, desde unos 12 km de distancia,[58] contra las baterías de costa, las instalaciones portuarias y cualquier barco que se encontrase en el puerto, incluyendo un pequeño submarino. La escuadra alemana realizó en total unos 200 disparos, antes de retirarse ante la creciente actividad de las baterías antiaéreas costeras republicanas;[59] Finalmente, se saldó con 19 muertos, 55 heridos y 35 edificios destruidos.[57] Investigaciones más recientes sitúan el número de muertos en 31.[60] Al revés de los sucedido semanas antes en Guernica con los aviones de la Legion Cóndor, los buques alemanes en ningún momento ocultaron su nacionalidad, ni pretendieron actuar como apoyo subordinado al bando sublevado, sino como fuerza naval que ejecutaba órdenes directas del III Reich. Así, los buques atacantes consiguieron sortear el control que debía llevar a cabo la marina francesa en la zona.

El bombardeo duró casi una hora y los 275 disparos que se efectuaron, 94 de ellos con cañones de 280 mílimetros, cayeron sobre la ciudad, sin que las baterías de costa pudieran hacer nada porque sus cañones no tenían alcance suficiente para llegar hasta donde se encontraba la flotilla alemana. Toda la ciudad de Almería se vio afectada y entre los edificios dañados se encontraban la catedral de Almería, la iglesia de San Sebastián, dos hoteles, un banco, el mercado, la escuela de artes, la estación de ferrocarril, el ayuntamiento y la sede de la Cruz Roja internacional.[60]

Poco después, el ministro de Defensa Nacional Indalecio Prieto comunicó a la Sociedad de Naciones que Almería estaba declarada como ciudad abierta como método para censurar la actitud de la Kriegsmarine. Sin embargo, esto enfureció al mismo Adolf Hitler, dado que recibió información de que las baterías de defensa de la urbe abrieron fuego contra sus buques.[61] El mismo Prieto sugirió en el Consejo de Ministros un ataque aéreo directo a la flota causante del bombardeo, que finalmente no se llevó a cabo.[62]

Posteriormente, el gobierno republicano emprendió las obras para establecer una buena defensa del lugar, con la construcción de dos baterías de costa hacia Levante de Almería, en las montañas que rodean La Fabriquilla, concretamente en el cerro de la Testa, y otras dos en Roquetas de Mar, hoy desaparecidas por la presión urbanística. Todas estar baterías estaban equipadas con cañones Vickers 381/45 mm llegados desde Cartagena.[63] Debido a su largo alcance, de unos 21 km cada uno, estas dos baterías podían proteger toda la bahía de ataques navales, aunque a la postre resultarían inútiles, pues no se sucedieron más ataques a la ciudad por el mar. Cada pieza de artillería estaba a cargo de soldados especializados, estando además protegidos por dos ametralladoras antiaéreas servidas por personal superviviente del Jaime I.

14 de junio de 1937, el faro de Cabo de Gata es atacado

El día 14 de junio de 1937, un avión sin identificar, atacó con ametralladoras el faro de Cabo de Gata, que sufrió solo daños materiales. El farero solicitó entonces la evacuación del combustibleque allí había y la construcción de un refugio que protegiera al personal del faro, el cual nunca se llevó a cabo. Pcos días más tarde, el 25 de junio, se repitieron los ataques tanto a este fato como a los de Adra y Sabinal,[64] dejando este último inutilizado durante algún tiempo.[65]

19 de julio de 1937, bombardeo sobre Fiñana

A las dos de la tarde del 19 de julio de 1937, un aparato de la Aviación Nacional dejó caer sobre la estación de Fiñana tres bombas dirigidas a un tren de mercancías que llegaba, supuestamente transportando material bélico, aunque la mala puntería de los aviadores hizo que el ataque se saldara sin daños ni víctimas.

2 de enero de 1938, naufragio de un buque de exiliados

La noche del 2 de enero de 1938,[66] con una mar completamente en calma, y sin fenómenos meteorológicos que pudieran ser desfavorables para la navegación, el barco de vapor Guarujá, de la Société Génerale de Transports Maritimes a Vapeur encalló apenas a 50 metros de la Cala de la Polacra, mientras cubría una ruta que recogía a españoles en busca del exilio en diferentes puertos del Mediterráneo hacia Sudamérica. El cuerpo de Carabineros y un grupo de lugareños acudieron a socorrer al pasaje del navío, no teniendo que lamentar víctimas mortales, más allá que la del capitán, que prefirió quedarse en el barco mientras zozobraba para posteriormente suicidarse de un disparo en la cabeza.[67] Una vez rescatados los pasajeros, las bodegas del barco fueron saqueadas del material que llevaban las familias en su camino al exilio.

Debido a la orden de no conectar los faros de noche durante la guerra, para impedir la fácil navegación de un posible enemigo, se especula que el barco confundiera el faro de Mesa Roldán con el de Cabo de Gata, y se realizara un viraje a destiempo pensando que se habría puesto rumbo hacia el estrecho de Gibraltar. Se construiría un nuevo faro a muy poca distancia del punto del accidente ya en los años 1990. Aún hoy se pueden ver restos en la zona provenientes de la proa del buque accidentado.[42]

2 de marzo de 1938, ataque menor

La noche del 2 de marzo de 1938 se produjo un pequeño ataque sobre la ciudad, en la que se lanzaron 7 bombas desde el aire y resultaron dañados dos edificios.

17 de abril de 1938, Operación Neptuno

El día 16 de abril de 1938, la inteligencia franquista descubrió que se acercaba por mar un convoy soviético con un envío de armas y municiones con destino a los puertos de Almería y Cartagena, que debía arribar el día siguiente. La Legión Cóndor se preparó para tal evento, desviando 9 aeroplanos al aeródromo de Granada y otros 25 a Sevilla, todos Heinkel He 111. A primera hora de la tarde, los aviones atacaron el puerto de la ciudad con la intención de impedir que el envío llegara a manos del bando republicano, aunque no consiguieron su objetivo.[68]

6 de mayo de 1938

El día 6 de mayo de 1938 se produce un envío de presos desde el Ingenio de Almería con destino al campo de trabajo de Turón, contabilizado en 301 personas.[69] Esto supondría la puesta en funcionamiento del citado campo de trabajo, sito en la colindante provincia de Granada. Apenas un 2,5% de las personas que perdieron la vida en este campo gozaron del privilegio de someterse a un tribunal popular.[70] Entre los presos trasladados se encontraban los hermanos Oliveros.

Noviembre de 1938, Salvador Sánchez Hernández nuevo gobernador

Diciembre de 1938, bombardeo sobre Adra

Febrero de 1939, se suceden las últimas marchas de exiliados

Durante los meses de febrero y marzo del último año de la guerra, se contabilizaron aproximadamente dos centenares de personas en busca del exilio. Los buques V-31, Quita Penas, República, F-1 y San Rafael fueron algunos de los transportes utilizados para huir de la posterior represión franquista.[71]

18 de febrero de 1939, nuevo ataque a punto de terminar la guerra

Marzo de 1939, Almería finalmente cae en manos franquistas

El día 5 de marzo de 1939 se produce el Golpe de Casado. Por esas fechas, tanto el teniente comandante militar de de Almería, Julián del Castillo, como el presidente del Consejo Provincial, Cayetano Martínez Artés, se mostraron favorables a las propuestas del coronel Segismundo Casado. Asímismo, el alcalde de la ciudad, Manuel Alférez Samper, fue partidario de una paz honrosa; aunque no contaba con el apoyo de los partidos políticos de la era.[72] Tanto fue así, que los representantes de os partidos de izquierdas fueron posteriormente perseguidos y encarcelados.

El 18 de marzo de 1939 llegó a la localidad de Cantoria la noticia de la proximidad de las tropas nacionales. Se usó una sábana blanca como símbolo de rendición desde un balcón particular. El siguiente viernes de Dolores se celebró la primera misa en años desde un local, debido a las malas condiciones en las que se encontraba su iglesia.[14]

El día 28 de marzo de 1939, salió del puerto de Almería un buque con los últimos miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas y del Partido Comunista de España para exiliarse, aunque no ha quedado constancia de su destino. Pocas horas más tarde entrarían las tropas franquista finalmente en la ciudad.[73]

La mañana del 29 de marzo de 1939, el buque cañonero Cánovas del Castillo atracó en el puerto de Almería, siendo cedido el control, no sin reticencias, por el gobernador militar Urbano Orad de la Torre. Poco después, el mercante Castillo Bellver, apresado a los soviéticos poco antes, llevó hasta puerto un batallón de la infantería de marina, que tomó el control de la ciudad.[74]

El 31 de marzo se restablece el normal funcionamiento de los faros de la costa,[75] una vez que las tropas de Ángel López Montijano llegan a la zona para tomar el control.[76]

Cómputo de víctimas

El historiador Rafael Quirosa-Cheyrouze y Muñoz cifra en 465 las víctimas de la represión republicana durante la Guerra Civil Española, de los cuales se señalan hasta 105 los relacionados con el ámbito eclesiástico.[77] Otras fuentes, además, cifran en 373 las personas asesinadas que se encuentran repartidas en las 11 fosas que se encuentran repartidas por la provincia.[78] La Causa General presenta un listado de 691 almerienses asesinados en la provincia o fuera de ella.[20] Sólo doce personas, un 2,5% de los ejecutados lo fue después de una condena de un tribunal popular.[16]

Referencias

Plantilla:Listaref
  1. 1,0 1,1 Plantilla:Cita web
  2. Plantilla:Cita web
  3. 3,0 3,1 Plantilla:Cita web
  4. 4,0 4,1 Plantilla:Cita web
  5. Plantilla:Cita web
  6. https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/156005/los-primeros-almerienses-que-volaron
  7. http://www.errepublika.org/republica-aviadores_republicanos.htm
  8. http://www.amigosdelmuseoarqueologicodelorca.com/alberca/pdf/alberca15/15_15.pdf
  9. http://publicaciones.defensa.gob.es/pprevistas/be52896b-fb63-65ab-9bdd-ff0000451707/pubData/source/Aeroplano_29.pdf
  10. Plantilla:Cita web
  11. Plantilla:Cita web
  12. Plantilla:Cita web
  13. Plantilla:Cita web
  14. 14,0 14,1 14,2 Plantilla:Cita web
  15. Plantilla:Cita web
  16. 16,0 16,1 Plantilla:Cita web
  17. http://www.dipalme.org/Servicios/Anexos/anexosiea.nsf/VAnexos/IEA-IAO-o46/$File/IAO-o46.pdf
  18. Plantilla:Cita web
  19. http://www.dipalme.org/Servicios/Anexos/anexosiea.nsf/VAnexos/IEA-IAO-o46/$File/IAO-o46.pdf
  20. 20,0 20,1 20,2 Plantilla:Cita web
  21. Plantilla:Cita web
  22. http://www.foroloco.org/viewtopic.php?t=5018&start=465
  23. Plantilla:Cita web
  24. http://www.dipalme.org/Servicios/Anexos/anexosiea.nsf/VAnexos/IEA-IAO-o46/$File/IAO-o46.pdf
  25. Plantilla:Cita web
  26. 26,0 26,1 26,2 Plantilla:Cita web
  27. Plantilla:Cita web
  28. https://regimendefranco.wordpress.com/2017/07/01/los-crimenes-de-guerra-del-franquismo-2a-parte/
  29. https://www.diariodealmeria.es/almeria/acorazado-Jaime_0_1152484770.html
  30. Plantilla:Cita web
  31. Plantilla:Cita web
  32. Plantilla:Cita web
  33. https://regimendefranco.wordpress.com/2017/07/01/los-crimenes-de-guerra-del-franquismo-2a-parte/
  34. 34,0 34,1 Plantilla:Cita web
  35. Plantilla:Cita web
  36. Plantilla:Cita web
  37. Plantilla:Cita web
  38. Plantilla:Cita web
  39. Plantilla:Cita web
  40. 40,0 40,1 40,2 Plantilla:Cita web
  41. https://www.diariodealmeria.es/almeria/acorazado-Jaime_0_1152484770.html
  42. 42,0 42,1 Plantilla:Cita web
  43. https://www.porttarragona.cat/files/docs/Serveis_Negoci/Serveis/Fars_abalisaments/Lectures/Faro_Mesa_Roldan.pdf
  44. http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1937/01/28/008.html
  45. https://benitosacalugarodriguez.blogspot.com/2010/06/las-garantias-de-los-consejos-de-guerra.html
  46. https://www.fjavier.es/aire1936-39/otros/index.htm
  47. Plantilla:Cita web
  48. Plantilla:Cita web
  49. Plantilla:Cita web
  50. https://books.google.es/books?id=E3w1CgAAQBAJ&pg=PA292&lpg=PA292&dq=bombardeo+berja&source=bl&ots=Vu6MUMXLex&sig=ACfU3U252UBmFaYg3M25nxRV1nZMz32Wyw&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwi-__y049HlAhVsA2MBHXyQADk4HhDoATAFegQICRAB#v=onepage&q=bombardeo%20berja&f=false
  51. Plantilla:Cita web
  52. Plantilla:Cita web
  53. https://www.porttarragona.cat/files/docs/Serveis_Negoci/Serveis/Fars_abalisaments/Lectures/Faro_Mesa_Roldan.pdf
  54. [1]
  55. Plantilla:Cita Harvard
  56. https://benitosacalugarodriguez.blogspot.com/2010/06/las-garantias-de-los-consejos-de-guerra.html
  57. 57,0 57,1 Hugh Thomas, pág. 740
  58. Plantilla:Cita web
  59. Plantilla:Cita web
  60. 60,0 60,1 Plantilla:Cita libro
  61. Plantilla:Cita publicación
  62. Plantilla:Cita web
  63. Plantilla:Cita web
  64. Plantilla:Cita web
  65. https://www.porttarragona.cat/files/docs/Serveis_Negoci/Serveis/Fars_abalisaments/Lectures/Faro_Mesa_Roldan.pdf
  66. Plantilla:Cita web
  67. Plantilla:Cita web
  68. https://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/Nazis-Extremadura_0_637987309.html
  69. https://www.diariodealmeria.es/opinion/tribuna/anos-campo-exterminio-Turon_0_1264073782.html
  70. https://www.diariodealmeria.es/opinion/tribuna/Ingenio-memoria-historica_0_1324967582.html
  71. Plantilla:Cita web
  72. Plantilla:Cita web
  73. Plantilla:Cita web
  74. Plantilla:Cita libro
  75. Plantilla:Cita web
  76. https://www.porttarragona.cat/files/docs/Serveis_Negoci/Serveis/Fars_abalisaments/Lectures/Faro_Mesa_Roldan.pdf
  77. Plantilla:Cita web
  78. Plantilla:Cita web

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)