Francisco Villaespesa

De Almeriapedia
Saltar a: navegación, buscar
Wikandificar.png Este artículo o sección necesita ser wikificado con un formato adecuado a las convenciones de estilo de Almeriapedia.

Por favor, edítalo para cumplir con ellas. No elimines este aviso hasta que lo hayas hecho. ¡Mil gracias por tus aportaciones!


Archivo:Francisco villaespesa.jpg

Nombre

Francisco Villaespesa

Fecha de nacimiento

1877

Lugar de nacimiento

Láujar de Andarax

Fecha de fallecimiento

1936

Lugar de fallecimiento

Madrid

Género literario

Poesía

Premios


Francisco Villaespesa es un poeta laujareño nacido en 1877 (en la Calle Humilladero) y murió en Madrid en abril de 1936, fue enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres de la Monumental de San Justo.

Abandono sus estudio universitarios en Granada y marcha a Madrid donde se incorpora a los ambientes literiarios y colabora con las más destacas revistas poéticas. En 1900 publica La copa del rey de Thule" y en 1903 contrae matrimonio.

Biografía

Nació en la Alpujarra almeriense, un quince de octubre, no un catorce, como se suele creer; este paisaje impregnado de historia y exaltador de los sentidos marcó profundamente su obra; en su homenaje la biblioteca de la capital Almería lleva su nombre. Inició estudios de Derecho en la Universidad de Granada, pero a los 20 años, en 1897, los abandonó y marchó a Málaga, donde se unió a la vida bohemia de Narciso Díaz de Escovar, Ricardo León y Salvador González Anaya. Ese mismo año continuó su vida bohemia en Madrid, donde subsistió dedicado al periodismo y colaborando en numerosas revistas y diarios. Allí frecuenta las tertulias (Café de Levante y Fornos), donde conoce a Eduardo Zamacois, Alejandro Sawa, Catarinéu, Fernández Vaamonde y a todos los demás del grupo de la revista Germinal donde publica sus primeras obras. Da a la imprenta su primer libro de poemas Intimidades (1898) y conoce a su futura esposa, Elisa González Columbio, que morirá en 1903 y le inspirará algunos de sus libros más queridos, por ejemplo Tristitiae rerum (1906). Fundó revistas de corte modernista como Electra, La Revista Ibérica y La Revista Latina. El gran éxito de su pieza El alcázar de las perlas (1911) le abrió las llaves del teatro y estuvo varias veces en en la América española de gira como empresario teatral y recitador de sus poemas. Viajó por Portugal e Italia y se estableció durante diez años en Caracas; conoció a los poetas modernistas de casi toda Hispanoamérica. Admirador del poeta nicaragüense Rubén Darío, fue su mejor y más fiel discípulo en la estética del Modernismo que ambos procuraron impulsar en España. Fue un poeta de obra torrencial y extensísima: más de cincuenta libros de poemas publicados y varios inéditos. También escribió varias novelas, y piezas teatrales tan populares como El alcázar de las perlas (1911) o Aben-Humeya (1913); su teatro es en su mayoría de naturaleza histórica, y en él domina la gran escenografía y el lujo formal.

Sus primeros poemarios (Intimidades, de 1898) y Luchas, de 1899) presentan fuertes reminiscencias del Romanticismo tardío de José Zorrilla (musicalidad, temas orientales) y del Colorismo de Salvador Rueda. Con La copa del rey de Thule (1900) se inserta decididamente en el Modernismo, de cuya renovación poética fue el más temprano portavoz y principal artífice. En efecto, invitó a Juan Ramón Jiménez a venir a Madrid a "luchar por el Modernismo" y, como éste más tarde le recordaría, fue "el paladín, el cruzado, el púgil del modernismo". No obstante, a pesar de la importancia capital que logró adquirir en el contexto literario del novecientos, la obra del poeta, dramaturgo y novelista almeriense ha llegado hasta nuestros días difuminada por el olvido de los lectores y la escasa atención editorial y académica que ha venido padeciendo durante décadas. Sus libros más importantes coinciden con los primeros años de siglo. A partir, aproximadamente, de 1906 surge en sus versos una nota orientalista que explotará hasta la exageración. Entre otros libros poéticos destacan Bajo la lluvia, 1910; Los remansos del crepúsculo, 1911; Andalucía, 1911.

En la capital amista con Antonio Ledesma y Francisco Aquino y colabora en la prensa almeriense: La Crónica, La Provincia, El Ferrocarril. En una segunda etapa madrileña empieza a publicar en Revista Nueva y La Vida Literaria, además de afrontar la dirección de El Album de Madrid; se relaciona con Pío Baroja, Azorín, Ramiro de Maeztu, Valle-Inclán, Jacinto Benavente, Salvador Rueda, Amado Nervo y el mismísimo Rubén Darío. Aquejado de arterioclerosis, de insuficiencia gástrica y de hipertensión, entre otros achaques, enfermó gravemente en 1930 cuando se hallaba en Brasil, y volvió a España, donde sus males se agravaron en 1933; falleció en 1936.


FRANCISCO VILLAESPESA MARTÍN ( EL POETA VILLAESPESA )


Este poeta, periodista, dramaturgo y novelista, nació el año 1877 en Laujar de Andarax. Según la leyenda, que él mismo alimentaba, nace el 15 de octubre, en la casa donde viviera el caudillo morisco Abén Humeya. En 1885 su padre es nombrado juez en Almería y la familia al completo se traslada a la capital. Estudió en la Universidad de Granada, donde se matriculó como alumno libre del Curso Preparatorio de Derecho y Filosofía y Letras, estudios que nunca terminó.

Con 20 años llegó a Madrid, se dedica al periodismo y empieza a darse a conocer como poeta. En esta primera visita asiste a las tertulias literarias del Café de Levante, Fornos y la Maison Doree, conoce a Jacinto Benavente, Ramiro de Maeztu, Joaquín Dicenta y a la que va a ser su primera esposa Elisa González Columbie presentada por el joven Manuel Machado. Colabora en la revista Germinal con un par de poemas que después recogerá en su primer libro, Intimidades (1898), después Luchas (1899), ambos a mitad de camino entre el Romanticismo y el Naturalismo.

En su segunda estancia en Madrid entra en contacto personal con Rubén Darío, que en una crónica para el diario La Nación, de Buenos Aires, lo presenta ya como «bello talento en vísperas de un dichoso otoño». junto con Rubén Darío invita a Juan Ramón Jiménez a viajar a Madrid «a luchar por el modernismo», sirviéndole de intoductor y guía en la vida literaria de la capital. Ayudándolo a darse a conocer en la sociedad literaria madrileña al igual que a otros autores entre los que están los almerienses José Durban Orozco,Francisco Aquino e Isaac Muñoz Lorente. Hace correr de mano en mano los abundantes libros hispanoamericanos de su biblioteca personal; impulsa las relaciones con literatos portugueses; y lucha como nadie por articular el nuevo frente poético para la conquista de un amplio horizonte de afirmación literaria.

Su piso madrileño, se convirtió en centro de tertulias y reuniones, donde se forjaron mil y un proyectos literarios: por ejemplo se fundan Electra y Revista Iberica, dos muestras selectas de las publicaciones que puso en marcha a lo largo de su vida. Con la Copa del Rey de Thule (1900) y El alto de los bohemios (1902), consolida su éxito en los ambientes del modernismo. Pero, junto a las alegrías, está la enorme tristeza de ver morir a su esposa 1903. El poeta queda solo con su pequeñísima hija y con los recuerdos que irán dando forma a muchos de los poemas de libros inmediatos o posteriores como Rapsodias (1905) y Viaje sentimental (1908), y que todavía serán tema fundamental de In Memoriam (1910). Gran parte de estos libros los escribe durante un largo viaje que emprende, tras la muerte de su mujer, por los países latinos de Europa. En 1905 vuelve a Madrid y conoce a María García Rubín que será su compañera para siempre. Son años de mucho trabajo poético donde persiste en su singular modernismo, al que sería fiel hasta el fin de sus días. Escribe algunas de sus mejores piezas teatrales, El Alcázar de las Perlas (1911) y Aben Humeya (1913). El poeta se considera en su mejor momento y, en 1916, la editorial Mundo Latino inicia la publicación de sus Obras Completas, que dos años después se cerrarán con un total de doce volúmenes impresos. Aprovechando su fama de autor teatral, embarca rumbo a América, donde en cualquier país que pise será recibido multitudinariamente: Cuba, Méjico, Colombia, Santo Domingo, Puerto Rico, Venezuela o Brasil, países donde pública y estrena gran cantidad de obras teatrales, algunas hechas por encargo, como un drama sobre Bolívar encargado por el propio presidente venezolano. Cuando vuelve a España se le recibe con una serie de homenajes en los teatros de Madrid y provincias, pese a que su salud está ya gravemente quebrantada, todavía su último libro, Manos vacías (1935). Al año siguiente, el 9 de abril de 1936, Francisco Villaespesa muere en su casa de Madrid. En su sepelio, que fue un acontecimiento en la capital, se le rindieron honores oficiales y fue enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres de la Sacramental de San Justo. Con él desaparecía el primero y el último de los modernistas españoles. Cuando Cecilia relee sus notas con Pedro y comenta esta vida dedicada a la creación literaria y cultural en general, perciben el gran calado de este autor, humano y artístico, humano en su sensibilidad, artístico en su composición, en el uso que hace de la lengua. Tres de sus poemas, son los preferidos de Cecilia: El primer, sobre las fuentes de su pueblo. Sólo hay que darse una vuelta por estos rincones para comprender el enorme significado que tiene el agua para sus pobladores:

Seis fuentes tiene mi pueblo


Seis fuentes tiene mi pueblo,y aquel que beba sus aguas, ¡tal sabor a gloria tienen que nunca podrán olvidarlas......! Amor, ensueño, poesía, generosidad de constancia y lealtad,son seis fuente de cristal de oro y de plata, que en las noches de mi pueblo melodiosamente cantan.


El segundo, unos sonetos de corte más profundo, también a su pueblo:


Por tierras de sol y sangre (poemas IV, V y VI) IV-LAUJAR


Mientras la fuente su canción moruna desgarra, y el azul su luz destella sobre el jardín un rayo de la luna la sombra dibujó de Aben-Humeya. Entre el astral fulgor de la armadura flotaban sobre su perfil estoico harapos de la regia vestidura como jirones de su sueño heroico. <<¡Héroe!-le dijo- ¡Nuestro afán fue vano! ¡Vino la muerte cuando ya tendida a coger el laurel iba la mano!...>> Igual estrella nos brindó la suerte, pues si un amor te arrebató la vida, ¡también a mi otro amor me da la muerte! V El alba ciñe las primeras rosas espejo de la mar bruñido, y agranda las pupilas ojerosa la expectación de lo desconocido. El sol disipa el matinal celaje, y los brazos se tienden doloridos, ansiosos de acabar nuestro viaje entre otros brazos tendidos. ¡Zarpamos otra vez! En la borrosa tarde se esfuma hasta el lejano monte.. La playa se va a hundir..Ahora, ¡quién sabe en qué isla desierta y fabulosa sus ojos sondearán el horizonte esperando el arribo de mi nave!

El tercero, a Almería. Al leer en voz alta éste soneto, las palabras resuenan y se adueñan del espacio, en la armonía y la paz de la tarde:


VI- Almeria

En el espejo de tu mar tranquila la mole secular de la Alcazaba, como en el fondo azul de una pupila, su morisca silueta recortaba.en el áureo fluir del mediodía, reclinada en mi seno su cabeza, hinchaba el pecho y la pupila abría para aspirar tu cálida belleza. Y había besos y cánticos y risas en su boca, en mi boca y en tus brisas..Pasó el sueño de la juventud... y, enlutado y sin fe, surco tus olas en negra barca, con mi pena a solas, ¡igual que un muerto sobre un ataúd! A medida que ellos iban profundizando en su búsqueda, hacían partícipes al grupo de sus hallazgos. Así poco a poco todos fueron enamorándose de la belleza que había escondida dentro de cada una de aquellas frases, que parecían estar esperando que alguien las recogiera. Otro hombre que les causó honda impresión, por su obra artística y por sus acciones, fue este fondonero, buen narrador y apasionado de la recogida de costumbres. Con sus fondos bibliográficos, hace un legado a su pueblo de Fondón, personificado en su Ayuntamiento, para disfrute de vecinos y estudiosos.

""Obras publicadas""

"Poesía" Intimidades (1898) Flores de almendro Luchas (1899) Confidencias La copa del rey de Thule (1900)

"Teatro" El alcázar de las perlas (1912) Aben-Humeya María de Padilla La leona de Castilla El burlador de Sevilla

"Novela" El milagro de las rosas El caballero del milagro



















Plantilla:Wipedia



Para más información, visite Andalupedia

http://www.andalupedia.es/p_termino_detalle.php?id_ter=20137

Principales editores del artículo

Hay 2 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente1.71/5

1.7/5 (7 votos)