Historia de Benizalón

De Almeriapedia
Saltar a: navegación, buscar
Wikandificar.png Este artículo o sección necesita ser wikificado con un formato adecuado a las convenciones de estilo de Almeriapedia.

Por favor, edítalo para cumplir con ellas. No elimines este aviso hasta que lo hayas hecho. ¡Mil gracias por tus aportaciones!


Encalada hasta el extremo y amparada en la ladera de la Sierra de los Filabres se levanta Benizalón rodeado de montañas y bajo un mirador natural desde el que se domina media provincia de Almería. Benizalón está enclavado justamente en el accidentado valle formado por los montes de Picachón, Monteagud y el Cerro Magregorio. El pueblo está situado a 936 metros sobre el nivel del mar, tiene una extensión de 32 Km2 y dista de la capital 60 kilómetros. Cuenta con una población de 318 habitantes distribuidos en una trescientas viviendas aproximadamente, siendo sus núcleos de población más importantes: el Municipio, la barriada de Fuente de la Higuera, Los Medinas, Los Cristos y Monteagud, viéndose triplicada su población en verano.

Vista de Benizalón

El pueblo aprovecha un suave tramo de pendiente para extenderse sin problemas, dando una nota de color a la montaña muchas veces pelada. La Rambla de Benizalón, llamada antiguamente Barranco Principal, atraviesa el término municipal y se la supone encargada de canalizar las aguas que escurren las cimas de la montaña hasta el río Aguas. En tiempos pasados eran muy estimadas las labores realizadas con esparto, tales como pleita, serones, aguaderas, capachos, espuertas, esparteñas y otros objetos derivados a los trabajos del campo o uso personal, quedando ya tan solo una persona que trabaja el esparto, “El Maestro Ángel”. Es este un pueblo tranquilo de estructura y aire morisco que recuerda en cada momento su pasado árabe. Giros populares que sólo aquí se entienden identifican el viento que trae lluvia con el morisco, con lo que hasta el día a día queda marcado por antiguas culturas. Como lugar alejado de centros económicos importantes, estos pequeños pueblos de los Filabres Orientales inician su actividad social y organización urbanística con los musulmanes. Terminada la contienda entre moriscos y cristianos, el lugar, que pertenecía al estado de Tahal propiedad de Enrique Enrique, por gracia real, quedó desolado. Restos de aquella época los descubrimos también en la iglesia mudéjar, de cruz griega y con sus torres construidas sobre un antigua minarete. la pequeña parroquia, primero llamada de Santa María y luego de la Virgen de las Angustias, data del siglo XVI, aunque las torres son del XIX, como aparece en una lápida adosada en el muro. Además de su artesonado mudéjar, su interior esconde un coro cargado de originalidad que fue restaurado hace pocos años. Posee, además del altar mayor, dos capillas laterales dedicadas a la Virgen de los Dolores-Angustias y al nazareno.

Iglesia de Benizalón

El pueblo continúa por la Plaza de la Constitución y calles empedradas estrechas y muy cuidadas. En las cercanías de Benizalón descubrimos las ruinas de Belemina, cercanas a los parajes de El Almendral y la galera. Es este un antigua acuartelamiento del siglo XVI que contaba con una casa señorial, una treintena de viviendas y cementerio próximo, un complejo del que quedan unos visibles restos de los muros de la fortaleza que, en un punto, conservan aún el yeso y sus elementos decorativos. El lugar se debió utilizar, por sus dimensiones, para albergar un destacamento defensivo. Además de acuartelamiento, por su distribución interior, sería utilizado como vivienda permanente para descanso del encargado del señorío durante las visitas. A la entrada del pueblo, en una de las montañas que rodean el valle donde se encuentra enclavado Benizalón, nos encontramos con una cruz alta y de grandes dimensiones que se divisa desde los pueblos cercanos, como por ejemplo, desde Benitagla. Este símbolo, significativo para Benizalón, se puso en recuerdo a unos misioneros que pasaron por el pueblo en los años 50 y que ayudaron a las gentes del pueblo. A raíz de estos hechos, se la denominó con el nombre de “la cruz de la misión”, un sitio recomendable por sus vistas para subir haciendo senderismo.

Aprovechando las zonas bajas entre montañas encontramos las pequeñas concentraciones de población de Los Medinas, Rambla de Los Pajares, Balsa del Monje y Fuente de la Higuera, entre otros.

El aceite (cuya industria se remonta siglos atrás), la cría de ganado, el almendro y el turismo rural son la base para que el pueblo pueda despegar tras un siglo que le ha sido poco propicio y que ha colocado la emigración como principal y triste protagonista. Suma importancia económica tiene el complejo agrario y la almazara situada en el Olivar Seco que ya aparecía como centro relevante de producción en el Apeo de 1571.

En servicios, Benizalón cuenta con una residencia de ancianos en fase de terminación, pistas deportivas, piscina, telefonía móvil, servicio regular de viajeros, poste repetidor de televisión, un centro de la tercera edad en Benizalón, otro en Fuente de la Higuera, restaurante de comida tradicional y actual, colegio público, salón municipal de actividades culturales y recreativas, fábrica de patatas envasadas al vacío, asociación de mujeres, hermandad de la Virgen de la Cabeza, farmacia, internet, Centro Guadalinfo, etc.

El cerro de Monteagud es uno de los lugares más singulares y significativos de toda la provincia: en su cumbre se encuentra la ermita de la Milagrosa Imagen de Nuestra Señora de Monteagud, la Virgen de la Cabeza, aparecida, según la leyenda, sobre una encina en el cerro del mismo nombre, donde se venera. ocupa el solar de una rábita musulmana que llamaban Montahur y es centro de peregrinación provincial.

Plaza de la Constitución

Pueblo alegre y festivo, en Benizalón lo religioso y lo profano se alternan en el calendario. La Romería se celebra el último domingo del mes de abril, cuando desde el Cerro trasladan a la Virgen hasta la iglesia del pueblo. Allí permanece hasta finales del mes de junio, en que será devuelta a su santuario. Se completa esta festividad el primer domingo siguiente al 8 de septiembre, cuando se celebra la Romería de la Virgen de la Cabeza en el “Cerro de Monteagud”. La fiesta de las Mozas, centrada en su patrona la Virgen de las Angustias, es el segundo fin de semana de agosto y está considerada como la fiesta grande. También se destacan como otras fiestas menores el Carnaval, cata de vinos del país, día de la mujer trabajadora, día del hombre, la danza, etc.

Toda esta breve reseña de Benizalón hacen de este pueblo un lugar entrañable y acogedor durante las cuatro estaciones del año y un potencial centro de turismo rural donde nadie debe sentirse extraño.

En Benizalón, al igual que muchos pueblos de la Sierra de Filabres, los primeros pobladores de la zona fueron clanes familiares de beré-beres procedentes de África, que fundaron la inmensa mayoría de los núcleos existentes y también de los ya desaparecidos.

Tras la conquista cristiana en época de los Reyes Católicos en 1489 y el bautismo obligatorio de los musulmanes que quisieron quedarse en sus tierras, se produjo una gran revuelta morisca, que se inició en las Alpujarras granadinas y se fue extendiendo por los lugares poblados de moriscos en Almería.

Una vez terminada la contienda, todos los moriscos fueron expulsados masivamente del reino de Granada, dejando abandonadas las casas y tierras. Tras la expulsión de los moriscos, Benizalón pasó a pertenecer al Estado de Tahalá del señorío jurisdiccional de don Enrique Enríquez de Guzmán (aristócrata castellano). Este señorío comprendía, dentro de la actual provincia de Almería, los pueblos de Alcudia de Monteagud, Benizalón, Tahal y Lucainena de las Torres.

Restos de aquella época los descubrimos en la iglesia mudéjar, de cruz griega y con sus torres construidas sobre un antigua minarete. la pequeña parroquia, primero llamada de Santa María y luego de la Virgen de las Angustias, data del siglo XVI, aunque las torres son del XIX, como aparece en una lápida adosada en el muro. Además de su artesonado mudéjar, su interior esconde un coro cargado de originalidad que fue restaurado hace pocos años. Posee, además del altar mayor, dos capillas laterales dedicadas a la Virgen de los Dolores-Angustias y al nazareno.

La población de Benizalón alcanzó sus valores más altos a principios del siglo XX, y desde entonces, al igual que otros pueblos de la Sierra de Filabres, no ha dejado de descender, sobre todo a partir delos años 60. En 1948 vivían en el lugar 895 personas en 159 familias y 266 viviendas. Según el censo de 1989 la población era de 448 personas, con un buen número de jóvenes y niños.

Nobiblio.png Este artículo no contiene ningún elemento bibliográfico. Aunque esto no significa que no tengamos contenido correcto, sí es importante para incrementar la calidad de Almeriapedia recoger las fuentes bibliográficas utilizadas para la generación de este artículo.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente1.80/5

1.8/5 (5 votos)