Historia:Vera

De Almeriapedia
Saltar a: navegación, buscar

La historia de Vera tiene sus orígenes desde el mismo Paleolítico.

Edad Media

Será a partir de la Edad Media cuando Vera comience a tomar mayor renombre.

Bajo el dominio musulmán, la población se trasladó de la costa al interior, en el Cerro del Espíritu Santo. Desde finales de 1488 las tropas cristianas del rey don Fernando el Católico empiezan a asediar la ciudad de Vera, bajo dominio musulmán.

De entre los generales cristianos destaca, entre otros, don Ramón de Campoy 'el Mayor', hidalgo y militar nacido en las proximidades de Córdoba. Su abuelo, de nombre Alonso, llegó a Córdoba a comienzos del siglo XV procedente de Badajoz.

Don Ramón de Campoy fue el primero en asaltar las murallas de Vera en 1489, junto a su hijo, también llamado Ramón. Tras la rendición del gobernador musulmán de la ciudad, el rey don Fernando el Católico entrega al general cristiano el título de Señor de Vera, y asciende a su hijo a Capitán de Caballería.

Aquí comienza la historia documental de la familia Campoy, que gobernará las ciudades de Vera y Motril entre 1489 y 1673, y será titular de dicho señorío hasta 1720.

En 1494 los Reyes Católicos le concedieron el título de muy Noble y muy Leal Ciudad, fueros y reconocimiento como ciudad.

En 1518 sufrió un terremoto extraordinariamente violento, que produjo 150 muertos y devastó totalmente la población, por lo que se trasladó al sitio actual. Tres de los habitantes que quedaron, tras el consentimiento de Carlos I de reconstruir la ciudad, lanzaron una flecha y donde cayó, hicieron levantar el pueblo. La nueva ciudad se edificó en 1520 y tenía planta cuadrada, cerrada por muros guarnecidos por ocho torres con almenas. Fue entonces cuando se levantó la iglesia-fortaleza de Nuestra Señora de la Encarnación, sobria en el exterior y gótico-mudéjar en su interior (al ser una Iglesia fortaleza, en el subsuelo tiene un acuífero que se empleaba para beber en caso de tener que guarecerse allí debido a una guerra. No posee un cementerio como el resto de iglesias, así que junto con la de Sevilla, son las dos únicas iglesias españolas con un acuífero debajo del suelo), la iglesia de San Agustín, la ermita de la Virgen de las Huertas y la Plaza Mayor, corazón de la ciudad.

Durante los S.XVI y XVII las sublevaciones de los moriscos y las incursiones berberiscas provocan la inseguridad y las penurias hasta la expulsión de los moriscos.

En el siglo XVIII, los intentos de modernización dieron lugar a la creación de la Sociedad de Amigos del País (la 2ª que se crea en Andalucía y la 4ª en España).

El siglo XIX también fue una época dura para la ciudad debido a las epidemias, la guerra contra los franceses y la represión absolutista.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.43/5

3.4/5 (7 votos)