Remedio para las ampollas

De Almeriapedia
Saltar a: navegación, buscar
Sin-relevancia.png Sin relevancia aparente: el asunto de este artículo inducen a creer que debería ser borrado. Por favor, añade información que permita evaluar la relevancia del tema o edita el artículo, según corresponda.

Algunas recomendaciones para tratar las ampollas:

he aqui algunas recomendaciones de los expertos para aliviar el malestar producido por las ampollas decida si se las pincha o no, cuando usted descubre que tiene una ampolla, ha de decidir qué es lo mejor que puede hacer con ella. es decir, protegerla y dejar que evolucione o pincharla y dejar que drene el liquido.

algunos expertos opinan que la conducta frente a una ampolla depnde de su tamaño. un pursta le recomendaría que no la tocara, para evitar el riesgo de infección, pero para la mayoría, esto no reslta muy practico.

los especialistas recomiendan pinchar las ampollas mas grandes, que son las mas dolorosas, y dejar intactas las pequeñas, que causan menos molestias. si la ampolla aparece en una zona del cuerpo que debe soportar peso, lo mejor es eliminarla ya que, de lo contrario, se puede hinchar tanto que asemeje un balón.

también deben pincharse las ampollas que se encuentran apunto de reventar, ya que, de esta manera, puede controlarse cuándo y cómo se abren, en lugar de dejarlas libradas a su suerte. una forma de proteger una ampolla muy delicada para que no drene consiste en cortar una almohadilla de varihesive, darle la forma de un donut y colocarla sobre la ampolla. deje abierta la zona central, para que la ampolla quede al descubierto. el protector absorberá la mayor parte de la presión y la fricción ejercidas por las actividades diarias. siempre que la piel esté limpia y seca, la almohadilla se adherira por si sola.

sea prudente y esterilice el material, si desea drenar una ampolla, lo primero que debe hacer es limpiar su superficie y la piel circundante y, sobre todo, esterilizar el instrumento que utilizará, ya sea una aguja una hoja de afeitar, etc. el alcohol cumple muy bien con este cometido, aunque muchos médicos prefieren utilizar una llama: simplemente, se calienta el instrumento con una cerilla hasta que se vuelva rojo ( recuerde dejarlo enfriar antes de aplicarlo en la piel ). en definitiva, ambos métodos son adecuados para matar los gérmenes.

si una ampolla resulta muy dolorosa, hay que quitarla. para ello, con una aguja esterilizada, puncione el costado de la ampolla. asegúrese que el agujero sea suficientemente grande para que apretando drene todo el liquido.

el principal error que comete la gente cuando trata sus propias ampollas es quitar luego la costra, la capa que se forma por encima de la ampolla. esto es muy perjudicial, puesto que la costra no es otra cosa que una tirita natural. si usted la quita, acabará teniendo una zona al rojo vivo que le causará un intenso dolor, en cambio, si la deja, acbará por endurecerse y cerá por sí misma, además de contribuir significativamente en la reducción del tiempo de recuperación.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

3.5/5 (11 votos)